Seis pequeños problemas de comportamiento que no deberías ignorar

1.- Interrumpir cuando estás hablando

Por qué no deberías ignorarlo: quizás tu hijo está ansioso por decirte algo o hacerte una pregunta, pero permitirle que interrumpa tus conversaciones no le enseña a ser considerado con los demás o a mantenerse ocupado mientras tú estás ocupada. “De esta manera, pensará que tiene derecho a recibir la atención de otras personas y no tolerará la frustración”, advierte el psicólogo Jerry Wyckoff, Ph.D., coautor de Getting Your Child From No to Yes.

Cómo ponerle fin: la próxima vez que estés por realizar una llamada o visitar a un amigo, dile a tu hijo que debe estar callado y no interrumpirte. Luego, dale una actividad o déjalo jugar con un juguete especial que tengas guardado. Si te tironea del brazo mientras estás hablando, señala una silla o una escalera y dile que se siente en silencio hasta que termines. Después, hazle saber que no va a obtener lo que está pidiendo cuando te interrumpe.

2.- Jugar de forma demasiado brusca

Por qué no deberías ignorarlo: sabes que tienes que involucrarte cuando tu hijo golpea a un compañero, pero no deberías desestimar acciones agresivas más sutiles, como empujar a su hermano o pellizcar a un amigo. “Si no intervienes, a los 8 años el comportamiento brusco se puede convertir en un hábito afianzado. Además, transmite el mensaje de que lastimar a las personas es algo aceptable”, informa  Michele Borba, doctora en educación y autora de Don’t Give Me That Attitude!: 24 Rude, Selfish, Insensitive Things Kids Do and How to Stop Them.

Cómo ponerle fin: confronta el comportamiento agresivo en el momento. Separa a tu hijo y repréndelo: “Has lastimado a Janey. ¿Cómo te sentirías si ella te hubiera hecho lo mismo?”. Hazle saber que cualquier acción que lastima a otra persona no está permitida. Antes de su próximo encuentro para jugar, recuérdale que no debería jugar de forma brusca, y ayúdalo a practicar qué decir si se enoja o quiere tener su turno. Si lo hace nuevamente, suspende el encuentro.

Lee más de esto en serpadres.com

Enrique Silva