5 posiciones cómodas para ti y tu bebé

Cuando nazca tu bebé, tendrás que pasar varias horas al día amamantándolo, por lo que si no encuentras una posición lo suficientemente cómoda, comenzarás a tener dolor de espalda. Además, una mala posición de lactancia te hará más propensa a sufrir mastitis o tener grietas en los pezones ya que el bebé no succionará adecuadamente. Por otra parte, aumentan las probabilidades de que tu pequeño se quede con hambre ya que no podrá extraer bien la leche o también puede sufrir regurgitaciones, vómitos y diarreas.

Más información en www.parabebes.com

Enrique Silva